InternacionalNoticiasOriente Medio

Israel y Hamás se acusan mutuamente por mortal explosión de hospital en Gaza

La escalada de tensiones entre Israel y Hamás registró un nuevo punto álgido este martes, cuando un bombardeo impactó directamente sobre un hospital en Gaza, dejando alrededor de 500 personas muertas.

Tanto Hamás como varios países antiisraelíes en el Medio Oriente y el norte de África atribuyeron a Israel la autoría del atentado. No obstante, el ejército de ese país niega ser culpable, y asegura que la explosión se produjo debido a un cohete malogrado lanzado por combatientes palestinos.

El ataque aéreo ocurrió horas antes de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirija a Israel para mostrarle el respaldo de su país. También tenía planeado un viaje a Jordania para reunirse con líderes árabes en una misión diplomática, pero esa reunión fue cancelada a última hora.

La cancelación de la reunión fue anunciada por el ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, quien aseguró que solo aceptará organizar una cumbre si es que todos los participantes tienen el objetivo de “detener la guerra, respetar la humanidad de los palestinos y entregarles la ayuda que merecen”.

A través de un comunicado, los líderes de Hamás responsabilizaron a Israel por el ataque al hospital Al-Ahli de la ciudad de Gaza. Dijeron que el suceso dejó “cientos de víctimas”, incluyendo a familias desplazadas, heridos que estaban siendo atendidos, así como niños y mujeres.

Los yihadistas calificaron la explosión como “un crimen de genocidio que una vez más revela el feo rostro de este enemigo criminal y su gobierno fascista y terrorista”.

Imágenes difundidas por agencias de prensa muestran la destrucción generalizada que dejó la explosión en el centro de salud. El material muestra al edificio prendido en llamas, severos daños estructurales y múltiples cadáveres repartidos en la zona, incluyendo los de niños pequeños.

El atentado se produjo en medio de los intentos de Estados Unidos para que Israel acepte el traspaso de suministros a civiles en la Franja de Gaza, que se encuentra bajo un bloqueo total que impide la llegada de agua, combustible, electricidad, medicinas, entre otros recursos.

Según el ejército israelí, los responsables de la matanza pertenecen a la Yihad Islámica, un grupo radical más pequeño que Hamás, pero que a menudo colabora con estos.

Las acusaciones fueron rechazadas por la Yihad Islámica, cuyos miembros dijeron que Israel está buscando “eludir la responsabilidad de la brutal masacre que cometió”.


Descubre más desde Diario-Digital.com

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba