Diario Digital St. LouisRecomendamos

El Arco de St. Louis: Una historia marcada por la controversia

St. Louis • El icónico Gateway Arch (Arco de St. Louis) – sobre mirando el río Mississippi desde las orillas de St. Louis — tardo una generación en construirse, pero el monumento de 630 pies de alto no ha transformado a la ciudad como se esperaba en las seis décadas desde que se construyó.

Concebido en los años 1940 y completado en los 1960, la historia de este símbolo americano puede ser encontrado en un nuevo libro de Tracy Campbell, The Gateway Arch: A Biography (El Arco: Una Biografía). La historia tiene muchas sorpresas, incluyendo, dice el autor, una visión muy temprana del Arco a orillas del Mississippi.

Geneva Abbot era una estudiante de bachiller en St. Louis en 1933. La preguntaron que se imaginara como sería el St.Louis en el futuro. Abbot dibujó un arco parabólico de aluminio o acero a orillas del Río Mississippi marcando el primer concepto del monumento nacional. Más de una década después de que la imaginación de Abbot plasmara el concepto del arco, el arquitecto finlandés, Eero Saarinen propuso un diseño de una curva metálica a una competición, y así nació la saga del Arco.

El autor del libro, Campbell, es un profesor de Historia y co-director del Centro Wendell Ford Public Policy Center en la Universidad de Kentucky. En su libro habla de la controversia del diseño, los Afrodescendientes que fueron desalojados para construir el monumento y el tema de si el Arco verdaderamente es la “Puerta hacia el Oeste”.

Saarinen, un arquitecto viviendo en Detroit, se inscribió en un concurso con otros 170 diseñadores para la construcción de un nuevo monumento en St. Louis. El premio del concurso era en aquel entonces $40,000 dólares, que en ese tiempo era una fortuna – además, el concurso era el más prestigioso del momento. Saarinen presento un concepto de un arco a orillas del río.  Al principio pensó que lo construiría de hormigón; eventualmente decidió en acero inoxidable. Originalmente tenia cuatro lados, pero un escultor le convenció que debería ser de 3 lados. Con el tiempo se convirtió en algo más bonito, una escultura, una obra de arte. El primer amor de Eero Saarinen era la escultura más que la arquitectura.

Saarinen ganó ese concuros, pero el arquitecto italiano Adalberto Libera le siguió juicio por supuestamente robarle el diseño,  el cual dijo haber creado en 1939 para la Expo de Roma de 1942. Esto dio de que hablar en las semanas después de la competición y hubo mucha controversia al respecto de quien era el que originalmente concevió el arco. Según Libera el arco era un símbolo fascista y por eso lo había presentado al gobierno de Benito Mussolini en el ’42. Saarinen respondió famosamente con “Como puede una persona tomar crédito por un símbolo que tiene miles de años de antigüedad? Es universal en muchas maneras.”

Chapman dice que el Arco es un símbolo del poder económico de los Estados Unidos y un monumento al siglo XX.

“Un edificio, un rascacielos o un puente requieren mucho dinero y poder para construirlo y el Arco no es diferente en esto.” dijo Chapman. “Se requiere poder político, poder económico y 30 millones de dólares cedidos por el programa de bonos del estados de 1930. Hay que poner en perspectiva el significado de 30 millones de dólares en 1930. Y eso creó también polémica en el Congreso de los Estados Unidos que no encontraba justificación para construir algo tan caro a orillas del Mississippi en St.Louis.”

El Arco se convirtió en “la puerta al Oeste” mucho después de ser planeado. Para convencer a los políticos y en especial al Presidente Delano Roosevelt, el monumento del Arco sería dedicado a Jefferson, la compra del Territorio de Louisiana y la expansión de las colonias al oeste. El Autor Chapman comento que la decisión fue después del hecho y para acaparar los fondos federales para el proyecto.

El Arco y el terreno donde se construyó ha tenido ventajas y desventajas para St. Louis. Para construir el Arco el gobierno y la alcaldía tuvieron que despojar un barrio bohemio de artistas Afrodescendientes, lo cual creo un vacío en la ciudad que muchas ciudades anhelan tener hoy día. Sería incomprensible el derribar un barrio de 40 manzanas para construir un edificio no utilitario a día de hoy. La gente le gusta vivir, trabajar y pasearse por estos barrios y el impacto fue súbito y catastrófico para los residentes de esa área. Pero por otra parte, el Arco ha atraído a millones de personas de todo el mundo y es un símbolo querido por los Norteamericanos.

Desde luego, el Arco seguirá como un monumento a los acontecimientos del Siglo XX, el fin de la guerra mundial y se construyo en la década donde el hombre puso a humano en la Luna. En las generaciones que vienen, los arqueólogos verán al Arco como un símbolo del Siglo XX y los éxitos de la humanidad en esa época.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Hemos detectado que usa un bloqueador de anuncios. Le pedimos que considere que la publicidad es la que nos permite continuar la labor de informar a nuestra audiencia. Su apoyo es apreciado como los es su seguimiento. Gracias.