Estados Unidos

Corte Suprema respalda a Trump en excepción religiosa a mandato anticonceptivo de Obamacare

Washington D.C., Estados Unidos de América

Washington D.C. • En una gran victoria para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la Corte Suprema dictaminó el miércoles que la administración puede eximir a los empleadores con una objeción religiosa o moral de un mandato federal que les exige proporcionar cobertura anticonceptiva gratuita a sus empleados.

El fallo debilita un requisito clave en virtud de la ley conocida como la Ley del Cuidado Médico Asequible, que en su mayor parte ha sobrevivido a los repetidos desafíos legales y políticos desde su promulgación hace 10 años.

Según cálculos de la administración Trump, entre 70,000 y 126,000 mujeres podrían perder la cobertura anticonceptiva gratuita proporcionada por el empleador como resultado del fallo. Los críticos dicen que el número real podría ser mayor.

La votación fue de 7-2, con los jueces liberales Elena Kagan y Stephen Breyer uniéndose a la mayoría. Los otros dos jueces liberales en la corte, Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor, discreparon.

El juez conservador Clarence Thomas, que escribió la opinión de la mayoría, dijo que la administración tenía “la autoridad bajo la (Ley del Cuidado Médico Asequible) para promulgar las exenciones religiosas y morales”. Además, escribió, las exenciones ampliadas, anunciadas por primera vez hace tres años, no violaban los procedimientos reglamentarios.

La Ley del Cuidado Médico Asequible (ACA por sus siglas en inglés), promulgada en 2010 bajo el entonces presidente Barack Obama, exige que los planes de seguro de salud proporcionados por el empleador proporcionen “atención preventiva y exámenes de detección” gratuitos.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de la administración Obama posteriormente emitió reglas que exigen que el plan de salud brinde a las mujeres todos los métodos anticonceptivos aprobados por el gobierno sin costo alguno. Las pautas eximían a las iglesias y otras casas de culto del mandato al tiempo que daban a las organizaciones religiosas sin fines de lucro la posibilidad de excluirse.

Los opositores al aborto dijeron que el mandato obligaba a los empleadores a pagar los medicamentos y procedimientos que inducen el aborto. Como candidato presidencial, Trump criticó el mandato durante la campaña electoral de 2016 y prometió derogar la ley.

En 2017, después de que el Congreso no pudo invalidar Obamacare, la administración Trump emitió nuevas reglas para ampliar las exenciones, permitiendo que no solo los grupos religiosos privados, sino también las organizaciones con una “objeción moral” estén exentas de proporcionar cobertura de control de natalidad. Las reglas se finalizaron en 2018.

Los estados de Pensilvania y Nueva Jersey luego demandaron para bloquear las reglas. Argumentaron que la administración carecía de autoridad legal tanto en virtud de la Ley de Cuidado Médico Asequible como de la Ley de Procedimiento Administrativo para ampliar las exenciones. Al ponerse del lado de los estados, un tribunal de distrito federal y un tribunal de apelaciones bloquearon las reglas. Las Hermanitas de los Pobres, un instituto religioso católico romano para mujeres, apeló a la Corte Suprema, junto con la administración Trump.

Dos preguntas clave se presentaron ante el tribunal: ¿el mandato anticonceptivo impone una “carga sustancial” a los empleadores en violación de una ley de 1993 conocida como la Ley de Libertad Religiosa y Restauración? Y, ¿tiene la administración la autoridad para ampliar las exenciones?

Si bien el tribunal no dictaminó sobre la ley de libertad religiosa en lo que se refiere a los empleadores religiosos, Thomas escribió que, a primera vista, “el mandato anticonceptivo es capaz de violar” la ley.

“La única pregunta que enfrentamos hoy es qué autoriza el lenguaje simple del estatuto”, escribió Thomas. “Y el lenguaje claro de la ley claramente permite a los departamentos crear los estándares de atención preventiva, así como las exenciones religiosas y morales”, dijo también el juez Thomas.

Associate Justice Ruth Bader Ginsburg in her chambers at the Supreme Court in Washington, July 24, 2013
ARCHIVO – La magistrada de la Corte Suprema de Justicia de EE.UU., Ruth Bader Ginsburg en su oficina en Washington, el 24 de julio de 2013.

En su disidencia, la juez Ginsburg escribió que “por primera vez, la Corte deja de lado por completo los derechos e intereses compensatorios en su afán por garantizar los derechos religiosos en el enésimo grado”.

La decisión del tribunal “deja a las trabajadoras valerse por sí mismas, buscar cobertura anticonceptiva de fuentes distintas a la aseguradora de su empleador y, en ausencia de otra fuente de financiación disponible”, escribió.

La ACA ha sido objeto de demandas durante el tiempo que ha estado vigente.

En 2012, la Corte Suprema votó 5-4 para dictaminar que la ley es constitucional, con el Presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, emitiendo el quinto voto crucial que muchos atribuyen al ahorro del programa.

Sin embargo, en 2014, el tribunal superior anuló el mandato anticonceptivo para empresas estrechamente controladas, diciendo que violaba la ley de libertad religiosa de 1993.

El último fallo, aunque respaldado por cinco conservadores y dos liberales, resultó tan divisivo como el propio Obamacare.

Matthew Staver, fundador y presidente de Liberty Counsel, un grupo cristiano evangélico, calificó la decisión como “una victoria para los empleadores religiosos”.

“Gracias a la administración Trump por reconocer la necesidad de proteger a los empleadores religiosos de los mandatos que entran en conflicto con las creencias religiosas y morales sobre la santidad de la vida humana”, dijo Staver en un comunicado.

La presidente demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la decisión “permitirá el brutal asalto de la administración Trump a la salud, la seguridad financiera y la independencia de las mujeres”.

“Es desmesurado que, en medio de la peor pandemia mundial en la historia moderna, la Administración se esté centrando en negar a las mujeres la atención médica básica que es esencial para su salud y seguridad financiera, en lugar de proteger vidas y medios de vida”, dijo Pelosi en una declaración.

Greer Donley, profesor asistente de derecho de la Universidad de Pittsburg que investiga los derechos reproductivos de las mujeres, dijo que el fallo podría tener un impacto desproporcionado en las mujeres de bajos ingresos y las de color.

“Estas son las razones políticas por las que se promulgó el mandato”, dijo Donley. “Cuando ves casos como este, ya empiezas a preocuparte por cómo esto podría afectar los derechos por los que se peleó”.

Etiquetas

Voz de America

Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de La Voz de América. Contamos con el expreso permiso de esta agencia para diseminar y retransmitir los contenidos realizados por VOA. Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de la Voz de América.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Apoye el periodismo informando sobre e Covid-19

La necesidad pública de obtener información correcta del coronavirus no se acabará la semana que viene, ni siquiera en el mes que viene. Su apoyo continuado nos ayudará a entregar las ultimas noticias sobre la crisis de salud, los resultados de las investigaciones y las opiniones de los expertos, por el tiempo que sea necesario. Si aprecia este periodismo independiente basado en hechos, por favor considere realizar un aporte de $5, $10 o incluso $20. El periodismo independiente importa y es más vital que nunca. #SoloJuntos

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Hemos detectado que usa un bloqueador de anuncios. Le pedimos que considere que la publicidad es la que nos permite continuar la labor de informar a nuestra audiencia. Su apoyo es apreciado como lo es su seguimiento. Gracias.