América LatinaInternacionalNoticias

El Salvador: Bukele declara la guerra a pandillas con nuevas reformas penales

This content has been archived. It may no longer be relevant

Con el objetivo de frenar la ola de violencia que se vive en El Salvador, la Asamblea Legislativa de ese país aprobó una reforma del artículo 345 del Código Penal, que incrementa las penas de cárcel de 9 hasta 45 años para los líderes de las pandillas. La medida ocurre en medio de un régimen de excepción solicitado por el presidente Nayib Bukele, con el objetivo de frenar la tasa de homicidios.

Gracias a las reformas aprobadas recientemente a solicitud de Bukele, los integrantes de las llamadas maras o pandillas podrían recibir condenas de entre 20 y 40 años de prisión, mientras que los líderes de estas agrupaciones criminales enfrentarían condenas de entre 40 y 45 años.

Uno de los puntos más polémicos de la reforma es la decisión de juzgar como pandilleros adultos a todos los mayores de 12 años que incurran en esas prácticas. Según recogió la BBC, esta es la primera vez que el país centroamericano propone penas específicas para los que considera pandilleros.

Antes de la medida, las autoridades salvadoreñas procesaban a los pandilleros con la denominación de “terroristas”. Sin embargo, informes de la prensa local señalan que resultaba difícil comprobar la participación de muchos jóvenes en esos grupos criminales, por lo que las sentencias no superaban los 9 años de cárcel.

Ola de asesinatos

Una semana atrás, El Salvador registró jornadas de violencia que no se veían desde la guerra civil ocurrida hace 30 años. El viernes 25 de marzo se reportaron 14 homicidios, a los que se sumaron otros 62 asesinatos el día siguiente. Durante todo el fin de semana fallecieron 87 personas, dijo la policía.

El presidente Bukele atribuyó las muertes a la violencia de las pandillas, por lo que lanzó una operación a gran escala para detener a los presuntos responsables. En paralelo, solicitó al Congreso aprobar el estado de excepción, pedido que fue concedido debido a la mayoría oficialista en el Legislativo.

La medida limita la libertad de asociación, suspende el derecho de ser informado de las razones de arresto, amplía de 72 horas a 15 días el plazo de detención administrativa y permite a las autoridades intervenir los teléfonos de aquellos que considere sospechosos.

Imágenes transmitidas por la prensa local mostraron diferentes operativos llevados a cabo por las fuerzas policiales salvadoreñas, especialmente en las zonas populosas del país. Hasta el último miércoles, se capturaron a más de 3,000 presuntos pandilleros, informó el propio Bukele en Twitter.

“En solo cinco días y con menos de 96 horas de régimen de excepción. Ninguno saldrá libre. Seguimos”, dijo el mandatario, y además anunció que los detenidos recibirán una cantidad limitada de alimentos, se les retirarán las colchonetas para dormir y no podrán salir de sus celdas al patio de la prisión.

El gobierno salvadoreño también aprobó un presupuesto de US$ 80 millones para reforzar a las fuerzas de seguridad con armamento. Además, presentó una iniciativa para entregar recompensas a quienes entreguen a los miembros de las pandillas.


Descubre más desde Diario-Digital.com

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba