Estados UnidosNoticias

China invierte “recursos sin precedentes” en desinformación y vigilancia, según informe

Un informe publicado recientemente por el Departamento de Estado estadounidense refiere que el gobierno de China está invirtiendo “recursos sin precedentes” en diferentes tácticas de desinformación, vigilancia y censura. El objetivo sería moldear una narrativa internacional a su favor entre la audiencia extranjera.

“A medida que (China) ha adquirido más confianza en su poder, parecer haber calculado que puede perseguir sus intereses de manera más agresiva mediante la manipulación de la información”, señala el informe, compilado por el Global Engagement Center (GEC) del departamento.

En el texto se indica que algunos métodos puestos en práctica por Beijing se han ido perfeccionado gracias a una inversión multimillonaria anual. Para ello, el régimen chino se valdría de afirmaciones falsas o sesgadas, incluyendo técnicas de seguimiento o supresión habilitadas tecnológicamente para sofocar las críticas a sus políticas o liderazgo político.

El informe, que se basa en información disponible públicamente y datos recopilados por el gobierno estadounidense, puso como ejemplo el uso de robots automatizados por parte del Partido Comunista Chino para amplificar las publicaciones de los diplomáticos locales.

También evidenció el uso de empleados de los medios estatales para hacerlos pasar como “Influencers” de las redes sociales, con el objetivo de que lleguen a audiencias de otros países. A ello se suma la adquisición de tecnologías satelitales y de telecomunicaciones para monitoreas y controlar la información en línea.

En otra parte del texto, se hace mención a una práctica por parte de los medios estatales chinos para amplificar la propaganda a favor de Rusia y anti OTAN a raíz de la guerra en Ucrania. Según señala, el régimen impulsa las afirmaciones de Moscú de que existen instalaciones secretas de armas biológicas financiadas por EE.UU. en el territorio ucraniano.

“Rusia ha devuelto el favor promoviendo la propaganda de la República Popular China relacionada con Taiwán y otros intereses” del gigante asiático, destaca el informe.

En el reporte se hace hincapié en que Beijing amplificó sus propios mensajes sobre las respuestas militares y económicas que tomó en rechazo a la visita de la ex presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán en agosto del 2022. Indica además que el régimen chino suprimió las declaraciones que criticaban su reacción.

Otro punto del informe indica que el gobierno chino ha utilizado tácticas de intimidación del mundo real para desalentar la disidencia. Respecto a ello, refiere que las autoridades del Partido Comunista Chino trabajaron con empresas privadas para “identificar y localizar críticos en el extranjero que podrían haber considerado el anonimato en línea como una protección contra las represalias o el acoso del gobierno de la República Popular China”.

“Se puede ver una ambición impresionante de tener dominio de la información en ciertas partes del mundo. Esa es la amenaza que afecta nuestra seguridad nacional y que afecta la seguridad nacional de otras partes”, dijo el coordinador del Global Engagement Center (GEC), James Rubin.


Descubre más desde Diario-Digital.com

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba