Estados UnidosNoticias

Juicio penal contra Donald Trump fue programado para el 25 de marzo del 2024

Un juez de Nueva York ha fijado el 25 de marzo de 2024 como la fecha para el juicio del expresidente Donald Trump en la causa penal en su contra, lo que podría generar un gran revuelo mediático en plena temporada de las primarias presidenciales republicanas.

La fecha del juicio fue establecida durante una breve audiencia celebrada este martes, en la que el juez Juan Merchán leyó a Trump una orden que detalla lo que puede y no puede decir públicamente sobre el caso, así como las pruebas que su equipo legal recibirá de los fiscales para prepararse para el juicio.

Trump compareció de forma remota a través de una videollamada para que el juez pudiera comunicarse con él en audiencia pública.

El mes pasado, Trump se declaró inocente de 34 cargos graves de falsificación de registros empresariales con la intención de ocultar conducta ilegal relacionada con su campaña presidencial de 2016.

Los cargos penales se derivan de la investigación realizada por el fiscal de distrito Alvin Bragg sobre los pagos de dinero por silencio realizados durante la campaña de 2016 a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels, quien alegó haber tenido una aventura con Trump, algo que él niega.

Durante la audiencia, se observó a Trump hablando y haciendo gestos a su abogado Todd Blanche, quien estaba sentado a su lado en la pantalla, pero no se pudo escuchar el audio. En ocasiones, se recostaba con los brazos cruzados. El expresidente solo habló para confirmar que tenía una copia de la orden de protección del caso. «Sí, la tengo», afirmó.

El abogado de Trump señaló que al expresidente todavía le preocupa que la orden limite sus derechos bajo la Primera Enmienda.

«Él entiende que debe cumplir con la orden y que, si no lo hace, estará violando dicha orden», expresó Blanche durante la audiencia.

Merchán reiteró que no hay una orden de mordaza y que Trump puede defenderse públicamente de las acusaciones relacionadas con este caso.

«Ciertamente, no es mi intención impedir de ninguna manera la capacidad del Sr. Trump de hacer campaña para la presidencia de Estados Unidos», afirmó el juez.

«Es libre de defenderse de estos cargos. Es libre de hacer campaña», añadió Merchán. «Es libre de hacer casi cualquier cosa, siempre que no viole los términos específicos de la orden de protección».

El juez advirtió a los abogados que la violación de la orden por parte de Trump podría resultar en sanciones.

«La violación de una orden judicial o un mandato judicial puede conllevar sanciones, incluyendo una sentencia de desacato, lo cual es sancionable», dijo Merchán.


Descubre más desde Diario-Digital.com

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba