Chicago International Salsa Congress 2023 Chicago International Salsa Congress 2023
Estados UnidosInmigraciónLegislación sobre InmigraciónNoticiasÚltima Hora

México desaloja a más de 500 migrantes venezolanos de campamento fronterizo

Las autoridades de México desalojaron un campamento conformado por más de 500 migrantes -la mayoría de ellos venezolanos- a pocos metros de la frontera con Estados Unidos. El hecho ocasionó incendios y peleas.

El campamento comenzó a montarse desde mediados de octubre, luego de que el presidente estadounidense Joe Biden anunciara que se aplicarían restricciones de la época de la pandemia a los venezolanos que buscan asilo en Estados Unidos. Eso significa que los migrantes ilegales serían enviados a México si intentan cruzar la frontera.

Los venezolanos que ya habían abandonado su país natal continuaron su camino hacia Estados Unidos a pie. A pocos metros del cruce de El Paso (Texas), en la orilla mexicana del Río Grande, decidieron montar campamentos.

Los inmigrantes vivían en tiendas de campaña donadas, mientras que algunos de ellos tomaban trabajos en el lugar. Todo ello mientras esperaban que Estados Unidos impulsara cambios en sus políticas fronterizas que les permita ingresar al país.

Según reportes de prensa, el campamento de inmigrantes ilegales llegó a estar conformado por más de 1,000 personas, incluyendo familias, mujeres y niños.

Durante la jornada del domingo, la policía antidisturbios llegó al sitio del campamento junto con otras autoridades mexicanas. Los funcionarios aseguraron que tenían una orden de despejar el departamento. Inclusive, se ofrecieron a trasladar a los migrantes a un refugio para que no se vean afectados por la caída de las temperaturas durante las últimas semanas.

Se informó también que muchos migrantes viven en condiciones insalubres y encienden fogatas cerca de sus tiendas hechas con material inflamable, lo que supone un peligro para su seguridad.

Según The New York Post, niños pequeños hacían sus necesidades debajo de un puente a plena vista desde el campamento. En el lugar no hay baños disponibles y tampoco lugares para lavarse las manos o bañarse.

Cuando las autoridades mexicanas llegaron al lugar y pidieron a los migrantes retirarse, estos pidieron que se les permita quedarse.

Mujeres venezolanas contaron que realizaron arduos viajes desde su país para poder llegar a ese lugar. Se sabe que gran parte de los migrantes originarios de Venezuela deben atravesar caminando varios países centroamericanos y selvas peligrosas para poder llegar a la frontera estadounidense.

Gran parte de los latinos ubicados en la frontera se negaron a abordar los autobuses que las autoridades habían llevado para trasladarlos a los albergues federales mexicanos.

Previamente, los migrantes del campamento señalaron que estaban acampando a “menos de medio campo de fútbol” de distancia de los Estados Unidos, pues temían que dejar ese lugar pusiera en peligro todo el esfuerzo que habían hecho para llegar hasta allí, y perderían su oportunidad para ingresar a territorio estadounidense.

Debido a la negativa inicial, las autoridades mexicanas decidieron derribar las tiendas de campaña, ocasionando tumultos y pequeños enfrentamientos.

Hasta la tarde del domingo, gran parte de los migrantes huyeron a las calles de Juárez, pues temen ser deportados a México.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba