InmigraciónÚltima Hora

ONU y BM: Desplazados por las guerra recurren a medidas extremas para sobrevivir durante la pandemia

La pandemia del COVID-19 ha empeorado las condiciones de las personas desplazadas por la fuerza y ​​las ha empujado a tomar medidas extremas para sobrevivir. Los datos se obtuvieron de 90.000 entrevistas telefónicas en Bangladesh, Chad, Djibouti, Etiopía, Irak, Kenia, Uganda y Yemen según indica una encuesta del Banco Mundial (BM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) elaborada con datos de ocho países en desarrollo.

Un análisis de los datos muestra que las personas desplazadas por la fuerza y ​​las comunidades que las acogen están sufriendo las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. Sin embargo, encuentra que las personas desplazadas corren un riesgo particular por la pandemia, que ha aumentado sus vulnerabilidades de formas que ponen en peligro sus vidas de manera significativa.

La encuesta destaca los impactos devastadores y de gran alcance en los desplazados forzosos de los cierres gubernamentales. Dice que se enfrentan a un aumento de los precios de los alimentos, la pérdida de empleos e ingresos, la falta de atención médica, el cierre de escuelas y una limitada libertad de movimiento.

Jeffrey Tanner, economista del Centro de Datos Conjunto sobre Desplazamiento Forzado del Banco Mundial y ACNUR, explica que las familias que se han visto obligadas a huir de sus hogares debido a la violencia y la persecución corren un nuevo riesgo de perder sus medios de vida. 

Los niños venezolanos en el albergue de refugiados de ArauquitaLos niños venezolanos en el albergue de refugiados de Arauquita
El COVID-19 se ensaña con los venezolanos desplazados por los combates en Apure
Además del flagelo de la violencia armada, ahora los venezolanos desplazados hacia Colombia se enfrentan al contagio por el COVID-19.

«Por ejemplo, vemos que nueve de cada 10 refugiados en Uganda y tres de cada cuatro refugiados en el Chad informaron que sus ingresos totales habían disminuido desde la pandemia», dijo Tanner. «Estos hogares tienen dos fuentes de ingresos: lo que ganan y lo que reciben a través de la asistencia. Experimentaron pérdidas de empleo a tasas al menos tan grandes, si no mayores, que las de los anfitriones en Chad».   

Esta pérdida de ingresos, dice, significa que las personas desplazadas tienen dificultades para pagar la comida, la vivienda, la atención médica y la educación de sus hijos. Tanner dice que la inseguridad alimentaria es un gran problema en todos los países encuestados.

«Hogares desplazados por la fuerza en Bangladesh, Chad, Djibouti, Etiopía, Irak, Kenia y Uganda informaron haber reducido su consumo de alimentos o de otros artículos no comestibles, o ambos «, dijo Tanner.» En Kenia, por ejemplo, los adultos de la mitad de los hogares de refugiados se saltan las comidas para que sus hijos tengan comida. Más del 75%  de los hogares de refugiados disminuyó la cantidad de comidas que comen todos los días «.

Los autores de la encuesta señalan que las personas desplazadas por la fuerza rara vez están representadas en las estadísticas nacionales. Dicen que la recopilación continua de dichos datos permitirá a las agencias humanitarias y de desarrollo orientar su apoyo a los grupos vulnerables de la manera que sea más beneficiosa.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Voz de America

Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de La Voz de América. Contamos con el expreso permiso de esta agencia para diseminar y retransmitir los contenidos realizados por VOA. Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de la Voz de América.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba