Estados UnidosÚltima Hora

Acusado de fraude quería comprarse un Ferrari con la venta de mascarillas

Un vendedor de autos usados ​​del estado de Nueva Jersey fue arrestado y acusado de intentar vender en la ciudad de Nueva York millones de máscaras faciales que se necesitaban desesperadamente cuando la pandemia de coronavirus azotaba con más virulencia a la costa este de Estados Unidos.

El individuo intentó hacer su transacción a precios inflados en el punto álgido de la pandemia de coronavirus en marzo, anunció el Departamento de Justicia de Estados Unidos el martes.

Ronald Romano, cuyo concesionario se encuentra a unos 80 kilómetros al sur de la ciudad de Nueva York, en Manalapan, Nueva Jersey, supuestamente conspiró con varios socios comerciales y amigos para que la ciudad pagara más de 45 millones de dólares por 7 millones de mascarillas N95 que no habían adquirido aún y para los que no recibieron autorización de venta.

Romano fue acusado de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico, un cargo de cometer fraude electrónico y un cargo de violar las disposiciones contra el aumento de precios que contraviene lo estipulado en la Ley de Producción de Defensa. Cada uno de los dos primeros cargos conlleva hasta 30 años de prisión.

Uno de los tres conspiradores -no identificados- de Romano se describe en documentos judiciales como un exministro de inversión extranjera para una nación europea que pretendía tener experiencia en transacciones internacionales e intentó negociar la venta de los respiradores para Romano.

Un portavoz de la Oficina del Fiscal de EE.UU. para el Distrito Sur de Nueva York se negó a comentar sobre el estado de los cómplices o si se encuentran bajo investigación.

A computer forensic analyst reviews a case inside the Victim Identification Lab, part of Homeland Security's Child Exploitation…
EE.UU. lanza operación “Promesa Robada” contra fraude por coronavirus
La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de EE.UU. lanzó recientemente la operación “Promesa Robada” , con el objetivo de detener el fraude financiero, la estafa y el crimen organizado en torno a las necesidades de los estadounidenses por un acceso rápido a insumos médicos para la COVID-19.

El caso es el más grande de su tipo presentado por fiscales federales durante la pandemia. En marzo, la administración Trump designó máscaras faciales y otros suministros médicos como “materiales escasos” en virtud de la Ley de Producción de Defensa, por lo que es ilegal atesorarlos y sacarles provecho. Poco después de que el presidente Donald Trump invocó la ley, el fiscal general William Barr advirtió a los acaparadores de que “escucharán un golpe en su puerta”.

“En un momento en que la pandemia estaba devastando la ciudad de Nueva York, este acusado atacó con avidez la necesidad desesperada de la ciudad de equipos de protección para detener la propagación del virus”, dijo Margaret Garnett, comisionada del Departamento de Investigación de la Ciudad de Nueva York, en un comunicado.

Según documentos judiciales, Romano y sus cómplices supuestamente comenzaron su plan de “hacerse ricos rápidamente” a principios de febrero, cuando el coronavirus se estaba extendiendo rápidamente por todo el país, convirtiendo a la ciudad de Nueva York en el epicentro de la pandemia al mes siguiente.

Como los trabajadores de atención médica de Nueva York y los equipos de emergencia que necesitaban urgentemente mascarillas, los hombres conspiraron para adquirir grandes cantidades de tapabocas de proveedores en México y en otros lugares para revenderlas en Estados Unidos.

“Estoy trabajando en algunas ofertas porque, si obtengo alguna de ellas, podría comprar un Ferrari”, le escribió Romano a un amigo y socio comercial que presuntamente participó en el plan.

Cuando dos corredores que actuaban en su nombre se acercaron a los funcionarios de la ciudad en marzo con una oferta para vender 7 millones de mascarillas N95 con un margen de beneficio de entre el 390% y el 1.129%, Romano supuestamente rechazó las preocupaciones de un asociado sobre el aumento de precios.

“Creo que finalmente estamos en un punto de desesperación donde las instituciones y los gobiernos están dispuestos a considerar nuestros precios”, le escribió Romano.

El acuerdo fracasó solo después de que los especialistas en adquisiciones de la ciudad de Nueva York se pusieron en contacto con el fabricante de máscaras 3M para confirmar la oferta de precios y se les dijo que Romano no era un distribuidor autorizado para el fabricante.

“En lugar de acopiar millones de dólares, el plan recibió una dosis de escepticismo por parte de especialistas en adquisiciones de la ciudad de Nueva York”, dijo Garnett.

Voz de America

Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de La Voz de América. Contamos con el expreso permiso de esta agencia para diseminar y retransmitir los contenidos realizados por VOA. Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de la Voz de América.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Apoye el periodismo informando sobre e Covid-19

La necesidad pública de obtener información correcta del coronavirus no se acabará la semana que viene, ni siquiera en el mes que viene. Su apoyo continuado nos ayudará a entregar las ultimas noticias sobre la crisis de salud, los resultados de las investigaciones y las opiniones de los expertos, por el tiempo que sea necesario. Si aprecia este periodismo independiente basado en hechos, por favor considere realizar un aporte de $5, $10 o incluso $20. El periodismo independiente importa y es más vital que nunca. #SoloJuntos

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Hemos detectado que usa un bloqueador de anuncios. Le pedimos que considere que la publicidad es la que nos permite continuar la labor de informar a nuestra audiencia. Su apoyo es apreciado como lo es su seguimiento. Gracias.