Ataque Desde Helicóptero Confirma Estado de Guerra Civil en Venezuela

Caracas, Venezuela — 28 de Junio (Redacción Venezuela) • Tras el ataque al Ministerio de Relaciones Interiores y el Tribunal Supremo de Justicia, en donde tripulantes de un helicóptero lanzaron granadas desde la aeronave, Venezuela ha estado bajo una estado de tensión alta y en condiciones de Guerra Civil.

El ataque cambia la dinámica del conflicto, que por mas de 90 días venezolanos han salido a la calle a protestar la posición dictatorial del Presidente Nicolás Maduro. El conflicto hasta ahora ha estado marcado por protestas estudiantiles o multitudinarias con enfrentamientos entre fuerzas bolivarianas y la población, resultando en 80 muertos del lado opositor al gobierno. Esta última acción se trata de un ataque militar con objetivos militares para, según su autor, proteger el estado de derecho.

La definición de una Guerra Civil, según Wikipedia es:

Guerra civil es la denominación usada para cualquier enfrentamiento bélico donde los participantes están generalmente formados por dos ejes políticos contrarios. Su característica más común es que el conflicto armado se desarrollan en un mismo país, defendiendo, usualmente, dos ideologías o intereses distintos.

El ataque con explosivos a las instalaciones gubernamentales es el primer salvo de una guerra civil en Venezuela. Aunque esta acción fuera independiente de la oposición, la ideología contraría a la convocación de una Asamblea Constituyente ha suspendido el proceso democrático de la actual constitución poniendo en evidencia el estado bélico entre los dos bandos.

Nicolás Maduro, ha calificado el ataque como “terrorista” y “golpista” en contra de su gobierno que ha sumido el país en una de las peores crisis de su historia.

El Ministro de Comunicaciones e Información de Venezuela, Ernesto Villegas, declaro que “ambos ataques fueron efectuados desde un helicóptero hurtado de la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda de La Carlota, Caracas, por parte de un sujeto llamado Óscar Alberto Pérez, quien para cometer los atentados se valió de su condición de Inspector adscrito a la división de transporte aéreo del CICPC”.

Las imágenes de Helicóptero fueron captadas por varios usuarios privados que compartieron los videos por los medios sociales. En las imágenes se puede apreciar al piloto, (presuntamente Óscar Alberto Pérez) agitar una pancarta con la palabra “Libertad” inscrita en ella, y el número 350. El número 350 hace referencia a el artículo constitucional que concede a las personas el derecho de oponerse a un gobierno antidemocrático.

Esta acción refuerza la noción de que Venezuela se encuentra oficialmente sumida en una Guerra Civil. Es estado de excepción, la suspensión de las protecciones constitucionales y el reconocimiento de que en el Palacio de Miraflores vive un Presidente ilegítimo a los ideales garantizados en la actual constitución.

El Ministro Villegas explico que desde la aeronave se realizaron 15 disparos contra el Ministerio de Relaciones Interiores, en el cual se encontraban 80 a 100 personas como parte de una recepción. Después, el helicóptero se desplazó al Tribunal y lanzó lo que describió como cuatro granadas israelíes de “Origen Colombiano”, dos de ellas contra guardias nacionales que protegían la entrada al edificio.

Luego del suceso, el presidente del tribunal dijo que no se reportaron heridos mientras los magistrados estaban en sesión.

¿Estado de Guerra Civil?

Un Video publicado en Instagram, mostró a Óscar Pérez antes del ataque anunciando el deber de luchar por la restauración de la democracia.

“Venezolanos, queridos hermanos, (…) somos una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles” dice el hombre militar frente a cuatro otros hombres encapuchados, uniformados y armados. “En la búsqueda del equilibrio y en contra de este gobierno transitorio criminal. (…) Este combate, no es con el resto de las fuerzas de seguridad del estado” afirmó Pérez en su video. “Es en contra de la impunidad impuesta por este gobierno.”

Pérez asegura en el video que no tiene ninguna aspiración política y que sus acciones y las de sus compañeros es de restablecer el orden institucional a Venezuela.

Maduro condena el ataque

El ataque se condujo cuando Nicolás Maduro se encontraba dando un discurso por televisión estatal a periodistas pro-gubernamentales reunidos en el palacio presidencial.

Maduro aseguró que acabaría con los “ataques extremistas de derecha” y subrayo que los ataques eran considerados de indole terrorista y golpista contra su gobierno.

El Presidente movilizó cuerpos especiales de seguridad con el objetivo de capturar a los responsables por el ataque.

Horas antes, Maduro amenazó con ir “al combate” para proteger la revolución socialista de Hugo Chavez.

“Nosotros jamás nos rendiríamos y lo que no se pudo con los votos, lo haríamos con las armas, liberaríamos la patria con las armas”, agregó antes de juramentar a los integrantes del comando de campaña para la elección el 30 de julio de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

Esa advertencia fue rechazada por líderes opositores. “Es una declaratoria de guerra para nosotros los venezolanos”, dijo el líder opositor y gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, lanzando una alerta a los militares: “Ustedes son los que tiene las armas (…) Las Fuerzas Armadas, ¿hasta dónde van a permitir que esta situación siga?”.

Otros eventos

Los eventos del martes fueron seguidos por un “asedio” de cuatro horas a diputados opositores, que presuntamente fueron agredidos por guardias nacionales que custodian las instalaciones del palacio legislativo, indicó el diputado Ismael García.

Tras el incidente, el presidente del Congreso, diputado Julio Borges, intentó pasar a la oficina de la Guardia Nacional en el palacio legislativo pero los militares le bloquearon el paso y no le permitieron constatar el contenido de unas cajas que los militares introdujeron de manera irregular, hecho que fue considerado como una “violación” a la autonomía de Legislativo. Algunos seguidores del gobierno se concentraron a las afueras de la Asamblea Nacional para protestar contra los diputados opositores.

De igual manera, Maracay, capital de estado de Aragua, amaneció el martes con más de medio centenar de comercios saqueados, oficinas públicas incendiadas y decenas de calles bloqueadas luego de violentos incidentes que dejaron un militar muerto y dos centenares de detenidos. Los saqueos se registraron luego de una protesta nacional de la coalición opositora que incluyó el cierre de algunas vías por varias horas.

Las protestas antigubernamentales, que se iniciaron a fines de marzo, han dejado al menos 75 muertos, 1.400 heridos y más de 500 detenidos.

VOA contribuyo a este reportaje.

Publicidad:

Sobre Editor Diario-Digital

Mira También

Orgullosos de ser venezolanos

“Hoy más que nunca nos sentimos orgullosos de ser venezolanos”

Caracas, 17 de Jul. (VoA) • Un total de 7 millones 186,170 venezolanos participaron del …

Inline
Inline