Las madres comunitarias en Colombia, ¿quiénes son y por qué protestan?
Las madres comunitarias en Colombia, ¿quiénes son y por qué protestan?

Las madres comunitarias en Colombia, ¿quiénes son y por qué protestan?

Colombia (NM) -Las madres comunitarias son mujeres que cumplen un papel fundamental en Colombia para garantizar el desarrollo y el bienestar de los niños más desfavorecidos en situación de vulnerabilidad psico-afectiva, nutricional, económica y social.

Estas mujeres, que perciben un salario mínimo por su labor y son de origen humilde, cuidan a los niños, les proporcionan cariño, alimento y, al mismo tiempo, tratan de mejorar la calidad de vida de las familias, logrando relaciones armónicas entre los menores y sus padres o cuidadores.

La figura de la madre comunitaria nace en 1986 bajo el Programa de Hogares Comunitarios de Bienestar por una iniciativa del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para el cuidado de la primera infancia –niños de entre los 0 y los 6 años–.

Actualmente hay cerca de 70.000 madres comunitarias que atienden a más de 1 millón de niños en su casa, abriendo un espacio para atender a entre 12 y 14 niños; enseñándoles a las familias buenas prácticas para el cuidado de los menores; o agrupando a los niños en espacios más grandes y adecuados, normalmente cedidos por los municipios.

Sin embargo, desde este lunes, las madres comunitarias están en huelga en todo el país y amenazan con proseguir con el paro si el Gobierno no escucha sus reclamos.

¿POR QUÉ PROTESTAN?

Las madres comunitarias protestan en Norte de Santander, Bolívar, Bogotá, Risaralda y han afectado con su paro a decenas de miles de niños en todo el país.

Exigen al Gobierno que les proporcione garantías laborales y aumenten la ayuda a los menores porque, según aseguran, en ocasiones deben poner dinero de su bolsillo para no “dar una alimentación precaria” a los niños, según la radio colombiana RCN.

Sin embargo, no es la primera vez que estas mujeres reclaman mejores condiciones para poder realizar su tarea. En 2012 alzaron la voz después de que se les asignara una pensión de 240.000 pesos colombianos (77 dólares). “Eso es una limosna para nosotras, que le hemos trabajado al Estado por 25 años”, le dijo a ‘El Espectador’ entonces una de las afectadas.

Por su parte, la subdirectora general del ICBF, Margarita Barraquer, ha hecho un llamado a las madres comunitarias que protestan para que presenten sus peticiones puntuales y sostengan un diálogo.

“Lo que no es aceptable es que los niños y las niñas no tengan atención. Hoy las invitamos a que trabajen sin parar y busquemos espacios donde podamos dialogar sin poner en riesgo la atención de los niños beneficiarios de los programas de Primera Infancia”, ha manifestado Barranquer.

 

Sobre Editor Diario-Digital

Mira También

Naciones Unidas

Alto funcionario de Naciones Unidas visita Corea del Norte

Pyongyang, Corea Norte — Dic 05 (VoA) • Un alto funcionario de las Naciones Unidas …

Inline
Inline