Última Hora

El Silencio del Buda – Una introducción al ateísmo religioso

large_news_image
Raimon Panikkar: Notable teólogo y ensayista contemporáneo.

Es como si un hombre cae herido por una flecha envenenada y sus amigos, compañeros y parientes llaman a un médico para que le cure. Entonces, el hombre dice: “No consentiré que me arranquen la flecha hasta saber por qué clase de guerrero he sido herido. No dejaré que me arranquen esta flecha hasta saber de qué nombre o familia es el individuo…o si es alto, bajo o de mediana estatura…si es negro, moreno o amarillo….o si viene de esta o de aquella aldea, ciudad o pueblo…o hasta que sepa si la cuerda del arco estaba hecha de celidonia o de fibra de bambú o de tendón o cáñamo o de gomero, o hasta que sepa si era una flecha ordinaria o una flecha tajadora “.

Ese hombre moriría, sin haber llegado a saber tantas cosas.

Buda- “Sutra de la Flecha”

 

Hace veinticinco años que profeso el Budismo y acostumbro leer todo los materiales que llegan a mis manos. En Venezuela, unos diez años atrás, conseguí un libro llamado El Silencio del Buda. El mismo partía del llamado Sutra de la flecha, cuya parte central transcribo al inicio del artículo.

El maestro estaba sentado con sus seguidores a orillas de un río, cuando uno de los discípulos  se acerca a él y formula  catorce preguntas; las principales se refieren a la existencia de Dios y a si el mundo fue creado o es eterno. El Buda guarda silencio en las tres veces que el discípulo repite la pregunta, y por último responde con la parábola de la flecha: la ignorancia del hombre lo sume en una situación desesperada que lo fuerza a actuar para liberarse. Todo conocimiento que no sirva a este fin, será inútil. Podemos pasar nuestra vida extraviados, como el hombre herido, pretendiendo conocer cosas que no sirven para el logro de nuestra felicidad. De allí que el Budismo no niegue ni acepte en forma explícita la existencia de un Creador, sino que pone el acento en la actividad humana para superar los condicionamientos de la existencia.

Al terminar el volumen, reconocí que se trataba de uno de los mejores libros que había leído sobre el tema. El autor exponía con  maestría total, la doctrina expuesta hace más de dos mil años en la India. Cuestiones difíciles, como el Samsara y el Nirvana y sus relaciones mutuas, las desarrollaba en términos simples y precisos. A partir del fértil silencio  del Buda ante esos temas, surge una cosmovisión completa y adaptada al hombre de todas las épocas y regiones.

Raimon Panikkar, el escritor, era un desconocido para mí. Al investigar su biografía, descubrí con asombro que se trataba de un sacerdote católico, perteneciente al Opus Dei. Lo curioso era que en el texto no había un solo matiz confesional o dogmático, lo que sería de esperar dada su investidura. El subtítulo, Una introducción al ateísmo religioso, anuncia la cuestión desarrollada en la tercera parte. Desde el enfoque budista, aporta una explicación completa  acerca del escepticismo y  la negación de lo absoluto como rasgo de nuestra época.

Raimon Panikkar ha muerto hace  unos nueve años. Como homenaje a su figura, destaco su amplia  aceptación de las religiones orientales cuyos principios tomara de su madre pakistaní. Citaré una de sus afirmaciones: Viajé a Oriente, y de allí regreso hinduista, budista y antes que nada, profundamente cristiano.

 

Sitio Oficial de Ramón Panikkar con el comentario del libro.

El Silencio de Buda: Reseña de Google y enlace para conseguir el libro impreso.

Sobre Lorena Fernández - Proyecto en Letras

Creadora y Coordinadora de Proyecto en letras. Un proyecto que tiene como objetivo la difusión de Material literario de Autores independientes, en diferentes géneros. Este proyecto se desarrolla a través de diferentes propuestas de difusión. Personalmente hago lecturas editadas en vídeo y el punto de partida es mi canal de youtube.

Mira También

Guam

Corea del Norte detalla sus planes para atacar Guam

Pyongyang, Corea del Norte — 10 de Ago. (voa) • Corea del Norte anunció este …

2 comentarios

  1. Sí, es muy interesante que sea nada menos que un sacerdote católico el autor de un libro tal. Siempre he sabido que “sólo sé que nada sé” y es una verdad humana y universal.

Inline
Inline