Tras 8 años en coma, el ex-primer ministro israelí Ariel Sharon muere a los 85 años.

1389093577_764869_1389093789_noticia_normal

El ex-primer ministro israelí Ariel Sharon ha fallecido este sábado a los 85 años, según informó su hijo Gilad, después de pasar ocho de ellos en estado vegetativo. A finales del año pasado los médicos que le tratan habían certificado un notable deterioro de su salud, con graves fallos renales e incluso una infección sanguínea. Sharon ha fallecido en el hospital de Tel Hashomer, donde estaba ingresado, en la zona metropolitana de Tel Aviv.

“Se marchó cuando él quiso”, dijo Gilad Sharon de su padre en una comparecencia ante los medios a las puertas del hospital donde falleció. El exprimer ministro será enterrado en su rancho familiar, junto a su segunda esposa, Lily. Previamente se instalará una capilla ardiente en la Knesset [parlamento] y se celebrará un funeral de estado en su honor.

A su muerte ha recibido unánimes elogios por parte de la clase política israelí. El primer ministro y antiguo rival Benjamín Netanyahu dijo que el recuerdo de Sharon “está grabado en el corazón de Israel” y le calificó de “valiente luchador y gran militar”. Sharon tomó las riendas del partido conservador Likud de Netanyahu, y se las devolvió cuando fundó su propio partido centrista, Kadima. La retirada unánime de la franja de Gaza provocó notables desencuentros entre ambos líderes.

1389093577_764869_1389453527_sumario_normal

Ariel Sharon, en Líbano durante la invasión de 1982. / ANONYMOUS (AP)

El legado político de Sharon, y su postrero compromiso con el abandono de las tierras palestinas, pervive con Tzipi Livni, a la que él nombró varias veces ministra, hasta concederle la importante cartera de Exteriores. Hoy, responsable de Justicia, lidera el equipo israelí que negocia con los palestinos. Con patente pesar, Livni recordó a Sharon como “un granjero, un soldado y un primer ministro que se convirtió en el padre de una gran nación”. “Pero sobre todo”, añadió, “era un hombre al que quería”.

Entre los palestinos, sin embargo, el recuerdo de Sharon es infausto. De “tirano” y “criminal” le ha tildado Sami Abu Zurhi, portavoz de Hamas, el grupo islámico que controla la franja de Gaza. Muchos le consideran responsable de la muerte del presidente Yasir Arafat, y aún a día de hoy le acusan de haber ordenado su envenenamiento con polonio, a pesar de que varios estudios no han podido ni siquiera ofrecer resultados unánimes y fehacientes de que ese material radioactivo fuera la causa de la muerte.

Una carrera militar brillante se vio finalmente empañada por la invasión de Líbano, ejecutada en 1982 por el primer ministro conservador Menájem Begin con Sharon como ministro de Defensa. Aparte de una falta clara de objetivos a largo plazo, que llevaron a una oprobiosa retirada, a Sharon una comisión de investigación israelí le consideró responsable de no haber impedido la muerte de cientos de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en Beirut a manos de una milicia cristiana.

Antes de caer en coma, Sharon sufrió de graves problemas de salud agravados por su sobrepeso, elevado colesterol e hipertensión. En diciembre de 2005, mientras era primer ministro de Israel, padeció un leve infarto cerebral tras el que los médicos le aconsejaron un cambio radical de hábitos alimentarios, sin éxito

1389093577_764869_1389456978_sumario_normal

Sharon con su segunda mujer, a su izquierda, y su hijo Gul

Varias semanas después, en enero de 2006, sufrió el ataque definitivo, que le dejó en coma todos estos años y del que no se recuperó, a pesar de breves intervalos en los que los médicos detectaron leves incrementos de la actividad cerebral del paciente, sin que llegara a recobrar la conciencia. En 2010 el político fue trasladado del hospital Sheba de Tel Hashomer a su rancho de Havat Shikmin, en el desierto del Negev, donde ha pasado una buena parte de los últimos años.

El gasto de la atención médica a Sharon, según una estimación del Parlamento israelí de 2010, fue de 1,6 millones de shékels al año (335.000 euros). Su familia y allegados mantuvieron la esperanza de una recuperación hasta el final de sus días. De hecho, el Gobierno le siguió pagando a su chófer oficial el complemente de conducir para el primer ministro hasta noviembre del año pasado.

Sharon, nacido en Kfar Malal en 1928, cuando la Palestina histórica estaba bajo mandado británico, fue un fiero general con gran experiencia en la península del Sinaí y a quien se le atribuyen éxitos estratégicos que permitieron a Israel ganar la guerra contra Egipto y Siria en 1973. Fue elegido primer ministro en representación del partido Likud en 2001. Ocupó el cargo hasta que sufrió el infarto cerebral en 2006, después de haber fundado el partido centrista Kadima, que, ausente él, ganó unas elecciones pero se debilitó notablemente con los años hasta caer en la mera testimonialidad.

Tras el tozudo e impenitente militar y político había un hombre de vida personal atormentada. Se casó con Margalit Zimmerman en 1953. Tuvo con ella a su primer hijo, Gur. En 1962 ella murió en un accidente de tráfico. Un año después él se casó con la hermana de su esposa fallecida, Lily, que le dio otros dos hijos, Omri y Gilad. En 1967 su hijo mayor falleció cuando tenía 11 años, cuando por accidente se disparó cuando jugaba con un rifle antiguo en la residencia familiar. Su padre lo encontró en estado crítico, y lo vio morir entre sus brazos. Su segunda esposa falleció de cáncer en 2000.

Publicidad:

Sobre Diario-Digital.com

Diario-Digital.com reserva el derecho de autor en todo su contenido. Queda expresamente prohibida su duplicación, copia o publicación sin el expreso permiso de Diario-Digital.com - ©2012 -2017.

Mira También

Más de 139 fallecidos tras terremoto en México

Ciudad de México — 19 de Sept. (VoA) • Más de 139 personas fallecidas tras …

Inline
Inline